‘Una familia imperfecta’ sale de máquinas