TSAI ING-WEN, LA MERKEL ASIÁTICA