MARY ROBINSON, LA MANO QUE MECE EL SISTEMA