La feminización de la cultura

la feminizacion de la cultura

“MUJER Y GLOBALIZACIÓN: LA REVOLUCION SILENCIADA”, por Pepa Roma, es el título de uno de los capítulos de la obra “LA FEMINIZACIÓN DE LA CULTURA” de la que es editora Ma. Carmen África Vidal Claramonte, y en el que participan numerosos autores y especialistas en la materia, entre ellos Gilles Lipovetsky, Almudena Grandes, Carmen Alborch, Lourdes Ventura, Amelia Valcárcel, Isel Rivero y Margarita Riviere.
Así se resume en la contraportada el propósito de este libro:

Hablar de las mujeres a principios del siglo XXI es plantear un debate abierto, vivo, fascinante y heterogéneo. Es mencionar un movimiento nada monolítico, con un sano carácter interdisciplinar que estimula el pluralismo. Las mujeres no han dejado jamás de preguntarse por su papel en una sociedad sistemáticamente construida por los hombres. Y a base de preguntas y sobre todo de acción han ido consiguiendo poco a poco logros importantísimos que afortunadamente ya no tienen vuelta atrás. Tal vez esto haya sido resultado de una serie de cambios en el plano epistemológico que sin duda la han favorecido. Todos los filósofos que contribuyeron a estas metamorfosis en el pensamiento no tenían ni mucho menos en mente a la mujer, y su legado, si bien ha allanado algo el camino, nos ha dejado también un sabor agridulce, porque no sabemos si el debate sobre el feminismo de la igualdad y la diferencia, entre la disolución del sujeto y la creación de una identidad femenina fuerte, convierte a la mujer en una de las fuerzas de renovación mas poderosas de la crítica contemporánea o en una auténtica hija póstuma y extraña del androcentrismo.

Precisamente esa encrucijada nos sirve de punto de partida para este libro, fruto de un encuentro propiciado por el Consorcio Salamanca 2002 con motivo de la Capitalidad Europea de la Cultura de dicha ciudad. Las mujeres estamos orgullosas de haber vuelto a pensar el valor de marcos históricamente ya existentes que nos habían venido impuestos -el arte, la literatura, la arquitectura, el cine, la filosofía- y deseamos llevar el debate desde un terreno de reivindicaciones parciales a otro de carácter epistemológico mucho más profundo. Pero también sabemos que queda mucho camino por recorrer. El Poder como micro-física puede llegar a hacer pensar a muchos hombres que ya lo hemos conseguido todo, que qué más queremos.

Este libro plantea la necesidad de deconstruir esas imágenes que durante tanto tiempo nos han impuesto. Es un acercamiento al papel que la representación cumple en la construcción de la subjetividad y se plantea la posibilidad de determinar si podemos trascender la idea de que las representaciones son síntomas de causas externas a ellas mismas (sexismo, patriarcado, racismo, imperialismo) y que están cargadas de significación.

Se trata, pues, de una reflexión sobre la cultura de las mujeres, pero también de los hombres; porque sabemos que el verdadero desafío es el de conseguir no excluir a nadie, el de no convertirse en víctimas ni en protagonistas, sino de ser capaces de elegir, de decidir y de organizar nuestra vida y de incorporarnos a la colectividad desde la igualdad y la diferencia.


Deja un comentario

Contenido relacionados