KEIKO FUJIMORI, LA ‘CHINITA’ QUE QUIERE GOBERNAR